Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Inicio / Análisis de laboratorio / Intolerancia a la Fructosa

¿Qué es la intolerancia a la fructosa?

HFI es un defecto hereditario en el gen Aldolasa B, que provoca una disminución en la eficiencia de la enzima. Por esta razón, la fructosa ingerida no puede ser degradada y puede provocar que los metabolitos tóxicos se acumulen en el hígado de la persona afectada.


¿Cómo se desarrolla la intolerancia a la fructosa?

La intolerancia hereditaria a la fructosa (HFI) ha sido reconocida como un desorden genético en los humanos desde 1956. El diagnóstico de la HFI es crítico durante el periodo de recién nacido. La condición usualmente se manifiesta durante la infancia, al momento de incluir frutas y vegetales en la alimentación o cuando se sustituye la leche materna por nutrientes artificiales.


El análisis

Un análisis genético sencillo puede revelar la presencia de HFI. A partir de una muestra de sangre se analizan pequeños cambios hereditarios en el genoma Aldolasa B del paciente (llamado Poliformismos de nucleótido simple “SNP” por sus siglas en inglés). Unicamente se determinan los tres SNP más significativos del gen Aldolasa, el resto permanecen sin cambios.


La terapia

  • Una estricta dieta libre de fructosa, sucrosa y sorbitol
  • Se debe considerar que muchas bebidas contienen fructosa o sorbitol como sustituto del azúcar.

Si los síntomas no mejoran a pesar de las recomendaciones anteriores, es aconsejable realizar análisis adicionales para determinar si alguna otra intolerancia está presente también. Las personas que sufren intolerancia a la lactosa, frecuentemente padecen intolerancia a la lactosa.


Síntomas comunes

Después de ingerir fructosa, sucrosa o sorbitol:

  • Dolor abdominal
  • Vómito
  • Hipoglicemia

Después de ingestión prolongada de fructosa:

  • Deficiencia renal
  • Acidosis
  • Crecimiento retardado (niños)
  • Enfermedad crónica del higado